About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Los días grises - Con Diseño Divino - La Semana del 19 de Abril

Con Diseño Divino

Los días grises

De la Palabra de Dios: “Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra” (Isaías 43:4b, NVI)

Todos tenemos días grises, donde las nubes y el sol salen por un instante y vuelven a desaparecer. Recuerdo uno de esos días… era gris completo, sin nubes ni sol. En lenguaje coloquial, fue un día gris con pespuntes negros. Uno de esos días en que uno se siente como una hormiga. Seguro te ha pasado alguna vez. No creo que podamos vivir en este planeta y salir ilesas de días grises.

Y en honor a la verdad, mi día gris no tuvo nada que ver con algo concreto. No había un problema específico al que pudiera culpar. Era un día gris del corazón…o de la mente. ¿Sabes quién es nuestro peor enemigo? Nosotras mismas. Nuestra mente es como un campo de batalla donde se libran grandes combates. Y por eso mi día era gris. El cielo en realidad estaba azul, espléndido, pero yo lo veía gris. Mi mente había hecho un nudo donde se juntaban mentiras del enemigo de nuestras almas con percepciones erróneas, un poco de estrés y exceso hormonal. Todo lo veía gris. ¿No te ha pasado? Nosotras las mujeres tenemos la facultad, si es que así puede llamársele, de unir todas las cosas y hacer un amasijo tal que no tiene principio ni final.  

Y poco a poco el peso del mundo gris me fue aplastando, y aplastando tanto que llegué a sentirme como la hormiga que te dije al comienzo. Me costaba trabajo ver algo, bueno, algo que no fuera gris.

No creo poder describir con palabras hasta donde llegó mi angustia ese día, pero basta con decir que no quisiera revivirlo. La angustia se convirtió en clamor, en un clamor como el de nunca antes.

Fue en ese momento que llegó la luz, en este caso el rayo de luz realmente tenía forma de palabras: “Porque yo te amo y eres ante mis ojos preciosa y digna de honra”, palabra de Dios a través del profeta Isaías. Sé que debo haberlas leído antes, pero aquel día cobraron vida para mí. Las leí, y las releí, y las leí otra vez. Las escribí en una tarjeta. Y las volví a leer. Y según las leía comencé a entender el “propósito” de mi día gris.

Hasta ese momento yo no había experimentado tan profundamente ese lado de Dios, su lado Consolador. Pero en mi estado de hormiga en un día gris escuchar de boca del Creador aquellas palabras produjo un cambio en mi corazón que nada más hubiera logrado. Saber que para el Rey del universo tú, yo, nosotras somos preciosas y dignas de honra, ¡no hay nada igual!

Y como si esas palabras no fueran suficientes, él me recordó estas otras:

“…Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti. Él es un poderoso salvador. Se deleitará en ti con alegría. Con su amor calmará todos tus temores. Se gozará por ti con cantos de alegría” (Sofonías 3:17, NTV).

¡Qué bien me entendía Dios! La tristeza es una carga, una carga pesada de la que solo él me puede librar. Por eso necesito a Dios para que pelee y gane mi batalla. Por eso necesito que su amor me renueve. Solo la luz de su palabra pudo disipar mi día gris. Con razón dice el Salmista: “¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte!”. Cuando nuestra mente y nuestro corazón nos juegan una mala pasada, la verdad de Dios es una armadura que nos protege.

¿Has tenido un día así? ¿Estás teniendo un día gris? ¿Hay un nudo en tu mente, tristeza en tu corazón? Deja que Dios te revele su lado Consolador. Rodéate con la protección de su Palabra. Los días grises son prácticamente inevitables pero no invencibles si Dios, el guerrero victorioso, está en medio de ti.

¡Vivamos la vida que él diseñó!

© 2017 Wendy Bello

Facebook
Twitter

visitar nuestro sitio web clic aquí


Today on iBelieve