URGENT: You Can Help Hurricane Florence Victims, Here's How...

About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Esto puede cambiar tu matrimonio - Con Diseño Divino - La Semana del 14 de Febrero

Esto puede cambiar tu matrimonio - Con Diseño Divino - La Semana del 14 de Febrero

Con Diseño Divino

Esto puede cambiar tu matrimonio

De la Palabra de Dios: “Y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!” (Proverbios 15:23, RVR1960)

Llegué al matrimonio con una lista, aunque quizá no estaba consciente de ella. Era una lista de todo lo que mi esposo debía ser: amigo, amante, consejero profesional, experto en relaciones humanas, licenciado en organización, doctor en problemas emocionales, contador, y muchas otras cosas más, pero sobre todo, adivino.

Sí, adivino; no para que adivinara mi futuro, sino adivino de mis pensamientos, emociones y reacciones. Yo quería que con solo mirarme él supiera lo que yo estaba pensando; que sin yo decir nada él pudiera, de alguna manera “sobrenatural”, saber si estaba triste, preocupada, cansada, frustrada, dolida, etc.

Recuerdo más de una discusión que comenzó porque él no había “adivinado” lo que me pasaba. Me encerraba en mi mundo, muy frustrada y resentida, preguntándome cómo era posible que este hombre, al que yo amaba tanto y que sabía me amaba igual, fuera tan "insensible" a mi problema o a nuestro problema. Sin querer estaba creando un vacío y no estaba dispuesta a tender el puente. Él tenía que “adivinar” la solución. En otras ocasiones, cuando mi actitud hacía evidente que algo me estaba sucediendo, cuando él me preguntaba yo solo le contestaba: “¡Nada!”

¿No te ha pasado?

Gracias a Dios mi esposo, que quizá no sea todas esas cosas de la lista que mencioné arriba pero es un hombre lleno de amor, enseguida captó cuál era el problema y con mucha paciencia y sabiduría me fue demostrando que en las relaciones humanas “adivinar” no funciona.Y mucho menos en el matrimonio.

Este problema de la “adivinación” se presenta en otros tipos de relaciones. Nos pasa con amigos, familiares, con los hijos; pues esperamos que, sin decirles, ellos sepan que algo nos molestó, nos incomodó. Y hasta llegamos a cuestionar la relación en base a nuestra percepción irreal del problema que se resolvería si quitáramos el factor “adivinar” y lo sustituyéramos por “comunicar”.

Comunicar lo que sentimos, lo que nos duele, lo que nos molesta o nos frustra puede ser difícil, sobre todo si no estamos acostumbrados a hacerlo, pero es muy saludable. No es posible que un problema pueda resolverse si esperamos que los involucrados “adivinen” que dicho problema existe. 

Recordemos que son relaciones humanas, y como tal funcionan. Solo Dios conoce tu corazón y tu mente sin que pronuncies palabra alguna. Los demás necesitamos de la comunicación para entendernos. Dice la Biblia en Proverbios: “Y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!” (Pr. 15:23).

Así que, si todavía estás luchando porque quieres tener “adivinos” en tu vida, quítales esa carga, no te hace bien a ti ni tampoco a ellos.  A fin de cuentas hasta Dios, que todo lo sabe, espera que seas tú misma quien le cuentes qué te aflige, tus anhelos, tus preocupaciones...¡clama a mí! (Jeremías 33:3). En eso consiste la oración, es la comunicación por excelencia...y de dos, por cierto, no es un monólogo.

Si queremos relaciones humanas fuertes y sanas tenemos que proponernos romper el ciclo de frustración por falta de comunicación y usar bien, con sabiduría, esta hermosa capacidad con la que Dios nos creó: hablar.

(Este artículo es parte del libro "Una mujer sabia", disponible aquí.)

¡Vivamos como Dios lo diseñó!

Wendy

© 2018 Wendy Bello
Facebook
Twitter
visitar nuestro sitio web clic aquí

Today on iBelieve