About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Una mujer de la Palabra - Con Diseño Divino - La Semana del 14 de Marzo

Una mujer de la Palabra - Con Diseño Divino - La Semana del 14 de Marzo

Con Diseño Divino

Una mujer de la Palabra

De la Palabra de Dios: “Abre mis ojos, para que vea las verdades maravillosas que hay en tus enseñanzas” (Salmos 119:18, NTV).

Cuando empezamos a caminar con Dios, la lectura de la Palabra nos resulta maravillosa. Sin embargo, a veces, cuando el tiempo pasa, el encanto un tanto que desaparece. Pensamos que “ya lo leímos antes, ¿qué pudiera ser nuevo?” Se nos olvida que la Biblia no es un libro cualquiera, sino que es Palabra de Dios y por lo tanto, algo vivo que él usa para comunicarse con nosotros, para revelarnos su naturaleza, para penetrar nuestra alma y cambiar el corazón (Hebreos 4:12).

Yo viví una etapa así, cuando me costaba trabajo abrirla. Sí la leía, pero era más bien para marcarlo en mi lista mental y “quedar bien con Dios”. Hasta un día, un día en que hice una oración diferente y le pedí: “Dame pasión por tu Palabra” porque sabía que había mucho más entre esas páginas. Y esa es una oración que Dios contesta afirmativamente porque él quiere que amemos su Palabra, que la guardemos, que la escuchemos, la obedezcamos. Podría citar varios pasajes, pero eso haría este artículo mucho más largo.

Así que desde entonces la Palabra de Dios se ha convertido en algo fascinante. Pero no te lleves la idea equivocada, no soy súper espiritual. Ha habido días en que no he leído nada porque las horas se fueron y el tiempo se me escapó. Lo que sí cambió Dios en mi corazón fue mi manera de ver su Palabra. Ya no es una carga, ahora es un deleite. ¡Anhelo ser una mujer de la Palabra!

Ahora bien, sé que muchas veces miramos la Biblia y nos preguntamos, ¿por dónde empiezo? ¿Cómo hago para estudiarla? ¿Necesito tomar clases? Todo depende de lo que quieras lograr. Muy a menudo recibo mensajes de mujeres que me preguntan cómo estudiar la Biblia, cómo hacer para aprendar más de lo que Dios dice y aplicarlo a sus vidas. He compartido un video que hice hace un tiempo al respecto, y que puedes ver aquí.

Si esto te describe a ti, ¡entonces sigue leyendo!

Con lo que voy a compartir contigo quiero animarte y darte algunas ideas. Además, esto nos ayudará a limpiar el corazón de la basura que se ha ido acumulando y llenarlo de la verdad de Dios. Algo de lo que hablamos hace unos días, aquí. 

Lo básico: Cuando de estudiar la Biblia se trata, voy a la antigua, me gusta tener una libreta, bolígrafo y usar marcadores de colores. Esos son los materiales elementales que necesitas.

Antes de empezar, ora y pídele al Señor que abra tus ojos para escuchar su voz (Salmos 119:18). Leer la Biblia no es un ejercicio meramente intelectual, aunque involucre nuestro intelecto. Leer la Biblia es primordialmente un ejercicio espiritual para escuchar a Dios y dejar que nos transforme. Para eso tenemos la ayuda del Espíritu Santo también (Juan 14:26).

Luego decide si estudiarás un libro de la Biblia o un tema específico, como la misericordia de Dios, por ejemplo.

Entonces, ¿cómo estudiar un pasaje? A mí me resulta ir poco a poco, escudriñando el versículo.

Hacer preguntas como: ¿a quién está dirigido? ¿Cuál es el momento histórico? ¿El contexto? No olvides el viejo adagio: un texto sin contexto es un pretexto. No podemos tomar un versículo de la Biblia aisladamente. Como ahora tenemos el recurso del Internet, podemos leer el pasaje en varias versiones. Para esto utilizo principalmente Biblegateway. Hay Biblias disponibles en muchos idiomas y versiones.

Con el marcador, resalta aquellas palabras que al leer llamaron tu atención. Es muy probable que Dios las esté usando para decirte algo.

Personaliza el pasaje, en los casos que aplique. Coloca tu nombre. Por ejemplo: “No tengas miedo [tu nombre aquí], porque yo estoy contigo; no te desalientes, [tu nombre aquí] porque yo soy tu Dios. [Tu nombre aquí], Te daré fuerzas y te ayudaré; [tu nombre aquí] te sostendré con mi mano derecha victoriosa” (Isaías 41:10). Eso simplemente nos recuerda que esta palabra también es para nosotras y que Dios trata contigo y conmigo a nivel personal.

Busca la definición de la palabra en un diccionario para que amplíes tu comprensión de lo que dice. Muchas Biblias tienen concordancia en la parte de atrás, puedes buscar esa misma palabra en otros pasajes y ver cómo se utiliza.

Si puedes, busca un diccionario interlineal (griego/español, hebreo/español) y lee el significado original de la palabra. ¡Eso para mí es buenísimo! No hablo ninguno de esos idiomas pero entender la idea detrás de la palabra me ayuda a entender mucho mejor el pasaje. {Estos diccionarios están disponibles en línea en Bibletools.com y Biblehub.com, pero hasta ahora solo los he encontrado en inglés, si conoces algún sitio donde estén en español, ¡compártelo con nosotras!}

Una Biblia con notas o de estudio también es de gran ayuda. Si no tienes una a mano, en Bibliapararlela.com y Bibliavida.com encuentras algunos recursos para estudio en español. Te recomiendo esta Biblia de Estudio para Mujeres que he comenzado a usar y está excelente.

Los comentarios también son muy útiles, pero aquí debemos ser cuidadosas porque se ha escrito mucho, pero no todo es sana doctrina.

Y, por supuesto, haz tiempo para meditar en lo que has leído y preguntarle a Dios cuál es el mensaje que debes guardar en tu corazón y poner en práctica.

A grandes rasgos, aquí tienes un punto de partida. No lo dejes para después, da el primer paso. Pide la ayuda del Señor. ¡Sé una mujer de la Palabra!

Bendiciones,

Wendy

© 2018 Wendy Bello
Facebook
Twitter
visitar nuestro sitio web clic aquí

Today on iBelieve