About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Lecciones de la Cordillera Azul - Con Diseño Divino - La Semana del 8 de Febrero

Con Diseño Divino

Lecciones de la Cordillera Azul

De la Palabra de Dios: “Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo” (Eclesiastés 3:1, NTV).

El verano pasado en nuestro tiempo de vacaciones visitamos la Cordillera Azul, como se le conoce. Estas montañas son parte de los montes Apalaches en el este de los Estados Unidos. La experiencia fue maravillosa, por diversas razones, pero sobre todo por la oportunidad de ver la mano de Dios manifestada en su creación con increíble majestuosidad.

¿Sabes? Siempre trato de aprender alguna lección cuando salgo de viaje y ahora, al reflexionar en esos días, quiero compartir contigo lo que traje en mi corazón en esta ocasión.

Necesitamos aprender a ser como los autores de los Proverbios y como los Salmistas, que se detenían a observar la vida y maravillarse ante el mundo que les rodea. Nuestra cultura del siglo 21 es la cultura del “apuro”. ¿Lo has notado? Todo lo hacemos rápido, todo lo queremos rápido. Manejando entre las montañas me di cuenta de que es necesario bajar la marcha, respirar hondo, hacer paradas, dejar que la mirada se pierda en el horizonte, y hacerlo con tiempo suficiente como para que lo que observamos se convierta en un recuerdo indeleble.

Estas vacaciones de verano me recordaron que la vida puede ser mucho más sencilla de lo que pensamos. No se trata de las cosas, sino de las experiencias, de los momentos que tenemos el privilegio de compartir junto a quienes amamos. La verdad es que no tenemos nada garantizado cuando de largura de vida se trata. Solo Dios lo sabe. De modo que cada día que tengamos es un regalo de su parte, y hay sabiduría en vivirlos bien, con contentamiento y gratitud. No solo en la cima de la montaña, cuando estoy de vacaciones, sino también en el valle cotidiano. ¡Y valga la analogía porque donde vivo es una llanura geográfica total! 

Mi amiga lectora, no dejemos que la premura nos domine al punto de perdernos los momentos que el Señor nos permite vivir. Es muy probable que si ya pasas de los 30 te hayas percatado de que los años en realidad vuelan. No por gusto la Palabra de Dios dice que aprovechemos bien el tiempo, que aprendamos a hacer que los días cuenten.

Quiero hoy hacerte una pregunta, ¿cómo puedes simplificar tu vida? ¿Qué puedes hacer para aminorar la marcha y darle prioridad a lo que en verdad importa? Sí, no pretendo que ignoremos nuestras responsabilidades, ni que dejemos a un lado todo y nos vayamos en eternas vacaciones a algún lugar. No se trata de eso. Se trata de, una vez más, ponernos en orden. Preguntar a Dios si estamos pasando por alto lo importante para dar paso a lo urgente.

Todavía me queda bastante por aprender en esto de “desconectarnos”, pero prosigo a la meta. Quiero vivir con propósito y con prioridades, ser responsable del tiempo que Dios me regala. Y también quiero aprender a hacer espacio para tener más momentos como los que viví en las Montañas Azules, incluso aquí en el llano de la Florida. ¿Y tú?

¡Aprendamos a vivir como Dios lo diseñó!

© 2017 Wendy Bello

Facebook
Twitter

visitar nuestro sitio web clic aquí


Today on iBelieve