About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Con Diseño Divino - La Semana del 26 de Marzo

Con Diseño Divino

El Dios genio de la lámpara

De la Palabra de Dios:“Confía en el Señor y haz el bien; entonces vivirás seguro en la tierra y prosperarás. Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” (Salmos 37:3-4).

Los deseos de mi corazón…. ¡son tantos! Algunos son viejos ya, otros han ido cambiando de color y forma con los años. A veces son buenos y a veces… Y el otro día mientras repasábamos con nuestros hijos este versículo, que fue nuestro versículo de la semana, otra vez me puse a meditar en los deseos de mi corazón.

Recuerdo cuando era una adolescente y leía este versículo, pensaba que si hacía todo lo que le agradaba a Dios, él —cual genio de la lámpara—, me daría todo lo que yo anhelara en mi corazón. 

Lo triste es que los años pasan y muchas veces seguimos pensando de la misma manera. Dios como el genio de la lámpara maravillosa que me dará todas “las peticiones de mi corazón”.

¿Y acaso no es eso lo que tanto escuchamos ahora? “Confiésalo y será tuyo…el carro, la casa, el trabajo, los millones”, y quién sabe cuántas cosas más. Pero… ¿hasta qué punto es eso lo que promete Dios?

Spurgeon dijo en su libro The Treasury of David [El tesoro de David]: “Los hombres que se deleitan en Dios desean o piden solo aquello que agrade a Dios; por tanto es seguro darles carta blanca. Su voluntad está sometida a la voluntad de Dios y por tanto reciben lo que quieren. Aquí se habla de nuestros deseos más íntimos, no deseos casuales; hay muchas cosas que la naturaleza pudiera desear que la gracia nunca nos permitiría pedir; es para estos deseos profundos, cargados de oración, que se hace la promesa”.

Deléitate… ¿qué quiere decir eso? En el hebreo original la palabra nos remite a una raíz que indica “disfrutar mucho algo, saborearlo”. ¿Y cómo puedo yo “saborear” a Dios? La misma Palabra nos contesta: “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Son más dulces que la miel a mi boca!” (Salmos 119:103). Conocemos a Dios en su palabra al punto de que esta nos resulta dulce como la miel. La saboreamos, nos deleitamos en ella, y así llegamos a conocer a Dios. Él se nos revela en la Palabra de una manera viva. De modo que mi relación con él pasa de mero conocimiento a experiencia profunda.

Deleitarme en Dios, conocerlo tan bien, al punto de que mi corazón y el de él estén alineados, y mis deseos sean los de él. Nada más y nada menos.

Y es que tenemos una lucha, como bien lo dice Pablo en Gálatas 5:16-17: “Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella…” Y las palabras de Juan nos ponen a pensar, porque el mundo solo ofrece todo lo que viene del Padre.

¿Cuáles son hoy los deseos de mi corazón, de tu corazón? ¿Deseos para darle gloria a Dios o deseos para satisfacer mi naturaleza humana, los deseos que pone delante de mí este mundo?

¿Estoy deleitándome en Dios, saboreando mi relación con él… o trato, en vano, de manipularla para que se convierta en una relación como la de Aladino con el genio?

Amiga, hermana, lectora o lector, si algo he aprendido es que no hay bien fuera de Dios. Mis deseos incluso pudieran ser muy buenos, pero si no son los de Dios, ¿para qué buscarlos? 

¿Quieres vivir una vida abundante y plena, de verdad; una que no dependa de nuestras cuentas de banco, nuestras posesiones o nuestros logros? Aprendamos a deleitarnos en Dios, a saborear nuestra relación con él…y él nos concederá los deseos que realmente satisfacen a nuestro corazón.
Ese es el diseño divino, el mejor.
Wendy

Si quieres aprender más sobre el diseño divino para tu vida, te invito a visitar: www.wendybello.com

Facebook                                                                                  
Twitter