About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Los cambios también pueden ser buenos - Con Diseño Divino - La Semana del 22 de Febrero

Con Diseño Divino

Los cambios también pueden ser buenos

De la Palabra de Dios: “Por lo tanto, todos nosotros, que miramos la gloria del Señor a cara descubierta, como en un espejo, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18, RVC).

En la Florida no se diferencian mucho las estaciones. De hecho siempre les digo a mis amigos que aquí solo tenemos tres estaciones: calor, más calor y menos calor. La realidad es que anhelo ver el cambio porque es lindo. He vivido en otros lugares donde ahora las hojas de los árboles visten combinaciones preciosas de rojo, dorado, amarillo, café. He visto lo hermoso de un amanecer cubierto de nieve tan blanca que encandila los ojos. La magia de los copos cayendo sobre árboles que nunca dejan de ser verdes. Es impresionante ver cómo se abren paso los tulipanes y anuncian el resurgir de la vida en primavera. Y también la belleza del mar azul en el cálido verano. Los cambios de las estaciones nos recuerdan que la vida no es algo estático. Que siempre hay cambios. Pero aunque me gusta ver los cambios en la naturaleza, te confieso que los cambios en mi mundo personal no me gustan tanto. Quisiera que todo se quedara como está.

Sin embargo, Dios no lo ve de esa manera. Él sabe que si no hay cambio, habrá estancamiento. Y por eso, de vez en cuando, agita las aguas, mueve los vientos, trae los cambios.

Ahora mi mismo mi vida está sufriendo cambios. Para algunos estaba más preparada que para otros. Pero independientemente de cuán preparada esté o no, los cambios llegarán. Y eso me ha puesto a pensar mucho, he dialogado con Dios tratando de negociar los cambios. Pero no hay atajos, voy a tener que caminar el sendero.

¿Qué es lo que estoy aprendiendo? Pues que tenemos dos maneras de lidiar con esto: o lo aceptamos y dejamos que traiga provecho a nuestra vida,  o lo rechazamos y pataleamos… inútilmente porque igual llegará. 

Ayer mi pastor en su sermón usaba la analogía de Dios como jardinero que va podando las plantas, nosotros, para que llevemos más fruto. Los cambios tienen esa facultad. Dios los usa para traer más fruto a nuestra vida. Quizá un cierto cambio cultive más en nosotros la paciencia. Tal vez un cambio en el trabajo, por ejemplo, produzca en nosotros una mansedumbre que nunca antes conocimos… ni conoceríamos de no pasar por algo así. En ocasiones es la bondad, en otras el dominio propio, etc.

Así como el mundo natural no es estático, nuestra vida espiritual tampoco lo es. Comenzamos con a caminar con Dios pero él quiere que avancemos, que profundicemos para poder transformarnos, moldearnos y llevarnos cada vez más a la semejanza a Cristo. ¿Cómo lo logra? Haciéndonos pasar por etapas de cambio que nos transformarán.

Me trae a la mente a José. ¡Cuántos cambios! De una posición privilegiada en su familia, a esclavo maltratado, luego a prisionero acusado injustamente, olvidado en un calabozo hasta que finalmente el sueño dado por Dios se cumplió. Pero aunque ahora podemos contarlo con un final feliz, la realidad es que José no sabía cómo terminaría. Cuando era un joven no podía imaginar todos los cambios que le sobrevendrían. Mucho menos la manera en que Dios usaría todos esos cambios para transformar su vida, la de su familia y en última instancia, la de su nación.

Mi querida lectora, si no estás bajo cambios, estoy segura de que los has vivido o los vivirás, porque sencillamente así es el diseño divino. Por lo tanto, te propongo que hagamos un pacto con Dios y en lugar de rechazar los cambios le pidamos sabiduría y gracia para enfrentarlos, y salir triunfantes. Tengamos una actitud dispuesta a aprender, a dejarnos moldear por Dios, a que su Espíritu produzca más fruto todavía.

Quizá en nosotros los colores no cambien, las hojas no se caigan o no renazcan flores como sucede en la naturaleza, pero dentro de nuestro ser, en nuestro Espíritu, las estaciones de la vida, los cambios, tienen la oportunidad de producir una cosecha que dé gloria a Dios.

© 2017 Wendy Bello

Facebook
Twitter

visitar nuestro sitio web clic aquí


Today on iBelieve