About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Con Diseño Divino - La Semana del 11 de Marzo

Con Diseño Divino

Gavetas vs. Bolas de estambre

De la Palabra de Dios: “Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza” (Filipenses 4:8).

Vuelve a leer el título de este artículo y piensa por un momento en la analogía. Los hombres tienden a pensar “en gavetas”. En una gaveta está el trabajo, en otra la casa, en otra los proyectos que nosotras les hemos puesto en un papel, los problemas también tienen su gaveta individual. En cambio las mujeres lo metemos todo en una misma gaveta y así se vuelve un enredo, como una gran bola de estambre. Sé que esto debe tener una muy buena explicación, pero no voy a entrar ahora en ese tema. Es un hecho que somos así diferentes pero no quiere decir que no podamos hacer algo al respecto.

Desde que yo conocí a mi esposo, cada vez que surgía un problema ya fuera entre nosotros o no, él siempre me decía: “Separa las cosas, no las unas”. Nosotras las mujeres tenemos la extraordinaria “virtud” de ir uniéndolo todo y lo que empezó por un vestido que no nos gusta puede acabar en una conversación donde, como eslabones, vamos ligando cuanta cosa nos pasa por la cabeza en ese momento y que puede no tener ninguna relevancia y hasta más años de los que podemos recordar. Así que él, pacientemente, ha tratado durante estos casi 20 años que no me vuelva siempre una bola de estambre.

Ahora bien, eso no es fácil porque va contra la naturaleza femenina. Requiere un esfuerzo deliberado no mezclar lo del vestido que no nos gusta con la casa que está sin limpiar y los invitados que tendremos a comer dentro de 15 días (y eso sin mencionar cierta semana del mes que lo complica todo aún más). Pero no es imposible. ¿Cuál puede ser el antídoto? Hay varios.

El primero es vivir un día a la vez, un asunto a la vez, un problema a la vez, una oración a la vez. Dios es nuestra porción, justo lo que necesitamos para cada día, ni más ni menos. Él nos da el sustento y la fuerza necesarios para vivir un día a la vez, para ocuparnos de un asunto a la vez. Si nos enfocamos en esto, es más fácil separar las cosas en nuestra mente y no ceder a la costumbre o la tentación de ligarlas todas. Jesús dijo en Mateo 6: “Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas”. Vivamos un día a la vez. Ocupémonos de un asunto a la vez. 

Otro antídoto contra la bola de estambre es aprender a diferenciar hechos de emociones. Por ser mujeres muchas veces las emociones llevan la voz cantante en nuestra vida. “Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio…” Fueron palabras de un profeta antiguo, Jeremías, pero ¡cuán ciertas! Si dejamos que sea el corazón, las emociones, quien dirija, somos candidatas seguras a vivir como bolas de estambre enredadas. Dios nos dio emociones, son parte de nuestro ser, pero cuando no están bajo control, controlan; y nos dejan pensar con claridad ni actuar con madurez.

Por último, buscar una segunda opinión. Cuando las situaciones empiecen a enredarse en nuestra mente, cuando comencemos a ligar vestidos con casas, frustraciones en la crianza de nuestros hijos y no saber qué cocinar para ese día , busquemos la perspectiva de otra persona. Empieza por tu esposo. Y si no está, o todavía no lo tienes, busca una amiga para que te ayude a separar las hebras de tu bola de estambre y poner cada una en su lugar. “…la sabiduría está con quienes oyen consejos”, “atiende al consejo y acepta la corrección, y llegarás a ser sabio”.

Todavía de vez en cuando me enredo en mi propia bola de estambre, pero cuando me pasa acudo a estos antídotos que te mencioné y trato de “desenredarme”. La próxima vez que te suceda, pruébalo y verás que vale la pena. A fin de cuentas, los antídotos no son más que parte del diseño que Dios preparó para ti y para mí.

Vivamos como Dios lo diseñó,

Wendy

Para aprender más sobre el diseño divino de Dios, te invito a visitarme en www.wendybello.com

Facebook

Twitter