About Con Diseño Divino

The purpose of iBelieve.com is to help women wrestle with the deeper issues of how their faith relates to the world around them. It seems that Christian women today are facing a set of challenges unique to their generation. With an emphasis on personal experiences, our goal is to create a team of writers and bloggers looking to share how they have seen the struggles and triumphs of life through the lens of the Christian faith. We hope to create a place where our audience can feel uplifted by authentic examination of what it means to be a Christian woman in today's culture.Read daily devotions for women, blogs by your favorite Christian female bloggers, articles on faith, relationships, health and beauty, food and home, and motherhood. iBelieve.com also provides Christian ecards and inspirations to encourage and uplift your sisters in Christ!

Con Diseño Divino - La Semana del 10 de Septiembre

Con Diseño Divino

Una Palabra que tiene poder para hacer muchas cosas

De la Palabra de Dios:“Abre mis ojos, para que vea las verdades maravillosas que hay en tus enseñanzas” (Salmos 119:18, NTV)

Conocí a un pastor norteamericano que ya está con el Señor pero fue un gran conocedor de la Palabra y excelente predicador. En una oportunidad, cuando servía como orador principal de un retiro en el que yo participaba como su intérprete, nos dijo sobre la manera en que él estudiaba la Palabra de Dios que nunca he olvidado. Nos contó que cada vez que se sentaba a leerla, él oraba con las palabras del versículo 18 de Salmos 119: “Abre mis ojos, para que vea las verdades maravillosas que hay en tus enseñanzas”. ¡Cuánta sencillez y a la vez profundidad! Co nuestros ojos naturales podemos leer la Biblia pero no descubriremos su verdad; sin embargo, cuando Dios abre nuestro ojos, las maravillas de sus enseñanzas comienzan a cobrar vida. No sé si lo has probado, pero la próxima vez que te sientes a leer la Biblia, pídele a Dios que abra tus ojos para que puedas ver lo que él tiene para ti.

Y es evidente que el autor de este Salmos tenía sus ojos bien abiertos porque mira lo que escribió en el versículo 25: “Estoy tirado en el polvo; revíveme con tu palabra”. Este hombre entendió que solo la Palabra de Dios puede revivirnos cuando estamos en los sitios más oscuros y profundos. Esa es una de sus maravillas. Imagino que tú, como yo, has pasado por momentos de sentir que estás tirada en el polvo. ¿Cuál es tu reacción? Muchas veces lloramos, otras corremos a contarle a alguien, quizá como a mí te gusta escribirlo, pero la verdad es que ninguna de estas cosas nos puede revivir, solo la Palabra de Dios tiene ese poder. Y fíjate que aunque este hombre sufría tristeza, él buscaba aliento en la Palabra (“Lloro con tristeza; aliéntame con tu palabra”, v. 28). Nuestra primera arma contra el desánimo, la tristeza y muchas otras cosas que el maligno trata de presentarnos tiene que ser la Palabra de Dios.

Y fíjate si es así que observa lo que dice el versículo 29: “Líbrame de mentirme a mí mismo; dame el privilegio de conocer tus enseñanzas”. ¡Cuántas veces vivimos experiencias que solo son el resultado de mentiras que nos creemos, o incluso concebimos en nuestra propia mente pero que no tienen nada que ver con la verdad de Dios! No sé tú pero yo quiero usar este versículo como oración personal. No quiero tener “mi verdad”, solo quiero la verdad de Dios. La Palabra de Dios “deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos”, nos revela la verdad. No quiero vivir engañada ni presa de mis percepciones o conceptos, quiero la verdad de Dios que es la única que nos hace libres… y felices.

Lee conmigo el versículo 35: “Hazme andar por el camino de tus mandatos, porque allí es donde encuentro mi felicidad”. Estoy segura de que quien escribió esto ya había probado otros caminos donde no encontró la felicidad que buscaba (lee el versículo 36). Quizá halló alegría momentánea, satisfacción temporal. Pero llegó a entender que al andar en los caminos de Dios experimentamos la verdadera felicidad. ¿Qué clase de felicidad estamos buscando? ¿Efímera, como todas las cosas de este mundo, o eterna, como lo que Dios nos ofrece al vivir conforme a su Palabra? Más de una vez me he sentido atraída por lo efímero, al punto de que me quita la alegría… ¡qué búsqueda tan inútil! Mi querida lectora, no caigamos en esa trampa. Tenemos un nuevo año para vivirlo experimentando una felicidad superior. Busquemos la obediencia a Dios. No siempre será fácil. Es un acto contrario a nuestra naturaleza caída e imperfecta. Pero ¡cuán grande es la recompensa! Lee Deuteronomio 28 y verás la gran diferencia entre obedecer los mandatos de Dios y no hacerlo.

Yo quiero, como el autor de Salmos 119, apartar mis ojos de cosas inútiles y vivir la vida como Dios la diseñó, una vida regida por su Palabra. ¿Tú también? Espero que sí.

Wendy

Si quieres aprender más sobre el diseño divino para tu vida, te invito a visitar: www.wendybello.com

Durante todo el mes de septiembre tendremos la serie “Vivir en la luz”, un estudio del libro de Efesios.

Facebook                                                                                                              
Twitter